¿Piedra? Vale, pero con sentido

La publicación del nuevo libro de Toni Puig, Marca ciudad; toda esta reflexión sobre los eventos de los posts anteriores; la intervención de la representante de la Fundación ONCE en Ágora Talentia y los debates alrededor del Fondo Estatal de Inversión Local me han hecho venir a la memoria una de las ponencias (en aquel caso, comunicaciones) más interesantes de la última edición del Congreso de Marketing de Ciudades de hace poco menos de un año en Elche. Se trataba de “La imagen de la ciudad a través de la accesibilidad. Una ciudad para todos.”, a cargo de Trinidad Domínguez Vila, del Departamento de Organización de Empresas y Marketing de la Universidad de Vigo.

arona_accesibleTrinidad, con quien tuve la oportunidad de charlar largo y tendido tras su intervención, forma (o formaba entonces) parte de un equipo de investigación dedicado al análisis de la accesibilidad en sentido amplio (arquitectura, urbanismo, transporte, comunicación e información, ocio) y a cómo ésta puede ser tratada como un activo estratégico de las ciudades, más que como una carga fastidiosa o una imposición legislativa, que es como muchos la ven.
Una de las vías más eficaces para convencer sobre ello ha sido centrarse en el turismo, demostrando que los destinos más accesibles obtienen mejores resultados, poniendo como ejemplo Arona, en Tenerife (fue ella también la que me comentó el caso de Isín, que ya he citado anteriormente aquí) . Indirectamente, se trata de demostrar que una ciudad accesible es una ciudad verdaderamente inclusiva y es más atractiva para las personas, tengan o no dificultades para desplazarse por ella.

Así, por ejemplo, comentó que en su investigación comprobaron que en ninguna ciudad española era posible realizar un desplazamiento de más de 500 metros sin encontrar alguna barrera. Y que esto no afecta sólo a las personas con discapacidades (3,5 millones de personas en España), que ya de por sí no es poco argumento; todos somos potenciales perjudicados por dichas barreras: cuando llevamos el carro de la compra, el cochecito del bebé, dos maletas; si nos hemos lesionado y vamos con muletas o simplemente si queremos dar un paseo con tranquilidad sin tener que sortear constantemente obstáculos. O a medida que nos hacemos mayores.

Gracias a este trabajo tuve noticia del propósito de Estocolmo de convertirse en la capital más accesible del mundo en el año 2010, algo que posteriormente he utilizado muchas veces como ejemplo: 1) de que las estrategias urbanas no son sólo económicas; 2) de cómo una estrategia puede formularse de manera simple y concreta a la vez; 3) que el eslogan “la ciudad de las personas”, que utilizan tantas y tantas de nuestras ciudades, no sirve de nada si no se sustenta en apuestas de este tipo, algo que me temo que no suele ser así (vistos los datos que presentaba el estudio).

equality

En definitiva, como decía al principio, uniendo varios ingredientes alrededor de estas ideas me vino a la cabeza lo siguiente: de acuerdo, el Fondo Estatal de Inversión Local es un parche que ayudará a contener algo el desempleo en la construcción, pero que no ofrece una solución a éste y, desde luego, no contribuye ni a cambiar de modelo económico (ver Ciudades a Escala Humana) ni a mejorar las opciones de empleo de estas personas en otros sectores emergentes. Pero está claro que algo había que hacer a corto plazo con su situación.

barreras

Pues bien, si como parece un fondo de este tipo se puede repetir el año que viene, ¿qué tal que sea aplicado obligatoria y exclusivamente a actuaciones destinadas a mejorar la accesibilidad urbana, en cumplimiento de la normativa vigente (que seguro que da para gastar ese dinero y más)? Sería política urbanística, social y de empleo de una tacada, sin poner más presión sobre el territorio y haciendo unas ciudades más habitables para todos; algo que, si tenemos que hacer caso a los mensajes que recibimos últimamente, está en la base de una sociedad que “cultiva el talento” y de ciudad más creativa. Pues qué mejor oportunidad que ésta para demostrarlo.

Un comentario sobre “¿Piedra? Vale, pero con sentido

  1. Gracias por el enlace.

    No habíapensado desde esta óptica la posibilidad de orientar mejor el Fondo Estatal, pero es una buena opción. Si no un cambio productivo, al menos que supongan mejoras sustanciales en al calidad de vida de las personas, mejoras sustanciales en el diseño urbano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s