La sociedad se mueve por la web 2.0… y casi ni la vemos pasar

Aunque pudiera dar en algún momento esa impresión, no se trata en este blog de cuestionar el proceso de globalización, ni siquiera, al menos por ahora, de debatir si la globalización en sí misma conduce a una mayor insostenibilidad del sistema económico o si, por el contrario, es una oportunidad para reconducirlo hacia la sostenibilidad. La cuestión central que se propone analizar es que desde las administraciones locales, y muy especialmente desde los municipios, en entornos de gran atomización como el nuestro, no se presta la debida atención a las propuestas que formulan determinados modelos alternativos, de raíz local, y que muchas veces surgen a partir de pequeños movimientos ciudadanos que van creciendo lentamente, con el fin de tenerlos en cuenta en sus políticas de desarrollo económico local. Se trataría, en definitiva, de conjugar, de acuerdo con la voluntad y las posibilidades de cada territorio, las oportunidades que ofrece la globalización con la racionalidad de la construcción de una comunidad local que es capaz de organizarse para satisfacer al máximo sus necesidades, individuales y colectivas reduciendo sus vulnerabilidades (haciéndose más resilientes), sin renunciar a la colaboración en redes virtuales que transciendan el propio territorio.

 

En la actualidad, y como manifiesta Andri W. Stahel, de la cátedra UNESCO de la Universidad Politécnica de Cataluña, “podemos observar la emergencia de movimientos de organización de la vida económica, social y política de carácter local que, en muchos casos, se van consolidando como alternativas concretas a los desequilibrios y contradicciones suscitadas por el proceso de globalización creciente”. La eclosión de la web 2.0., la denominada “web colaborativa”, ha resultado también, probablemente, un catalizador de este fenómeno, le ha dado una mayor visibilidad y lo ha situado en condiciones de influir en las políticas económicas, como mínimo las que se llevan a cabo desde el mundo local.

 

Mapa de la web 2.0 elaborado por Internality para la Fundación Orange
Mapa de la web 2.0 elaborado por Internality para la Fundación Orange

 

 

 

El problema, sin embargo, es que esa influencia no termina de ejercerse por cuanto esta web 2.0., (que ya está dando paso a una web 3.0. o “web semántica”), resulta todavía demasiado ajena e invisible para las administraciones públicas en general y las locales en particular, precisamente aquellas en las que más sentido y utilidad tendrían estas herramientas. Y la brecha entre administración local y ciudadanía, en este sentido, no hace más que abrirse de forma exponencial. ¿En cuántos ayuntamientos se hace un uso habitual de estas herramientas? ¿Y esporádico? ¿Se conoce qué está sucediendo en la red en relación con nuestro municipio? ¿En qué blogs hablan de él? ¿Qué se está haciendo sobre el plano de nuestro municipio en Google Maps o Panoramio? ¿Qué vídeos locales aparecen en YouTube? Más sencillo aún ¿se ha analizado cuáles son las 10 primeras entradas que aparecen en Google al consultar el nombre del municipio?

 

Parece razonable pensar que en cada ayuntamiento, en cada administración pública, debería existir alguien que se encargara de estas cosas. O mejor aún todo el mundo en la organización debería conocer y dominar lo suficiente estas herramientas (y evitar, así de paso, que se aisgne esta tarea al cajón de sastre que representan muchos ADLs, como suele ser la tentación “natural” de adscripción de todo lo difícilmente clasificable) para dar un mejor servicio, tanto al propio ayuntamiento como a la ciudadanía. Y no basta sólo con el uso. Como defiende Juan Freire en Soitu.es, la nueva brecha digital viene determinada por la distancia entre el uso y la apropiación; la distancia entre la participación en redes sociales virtuales (Facebook, LinkedIn, etc.), escribir en blogs o colaborar en la Wikipedia y dotar de sentido y utilidad a estas actividades para satisfacer determinadas necesidades y generar valor. 

En definitiva, la utilización intensiva de la red, y en concreto de la web 2.0., con el cambio de mentalidades y de formas de hacer que lleva asociadas, es una de las asignaturas pendientes de las políticas de desarrollo económico local y uno de los campos en los que todo parece indicar que deberán ser los propios profesionales del sector, por el momento, los que se autoorganicen para aprovechar su potencial.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s